Las circunstancias atenuantes en el Código Penal

Circunstancias atenuantes

Las penas aplicables a cada delito pueden verse reducidas si se dan ciertos supuestos contemplados en el Código Penal. Hablamos de las llamadas circunstancias atenuantes, y en este artículo vamos a explicar en qué consisten y cómo disminuyen la pena.

Podemos ayudarle

En Dexia Abogados somos abogados especialistas en derecho penal en Madrid. Si necesita un despacho penalista con amplia experiencia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

¿Qué son las circunstancias atenuantes y dónde se regulan?

Las atenuantes son circunstancias que modifican la responsabilidad penal disminuyendo la pena en los delitos en los que concurren. Se encuentran contempladas en el artículo 21 del Código Penal.

Además de estas atenuantes genéricas, en algunos casos el Código Penal contempla para el delito concreto circunstancias que atenúan la pena. Por ejemplo, el artículo 155 CP relativo al delito de lesiones con consentimiento.

¿Cuáles son las circunstancias atenuantes?

El Código Penal establece las siguientes circunstancias atenuantes:

  1. Eximentes incompletas. Es decir, son las circunstancias que excluyen la responsabilidad penal (contempladas en el artículo 20), pero en aquellos casos en los que no se dan todos los requisitos para eximir de responsabilidad penal.
  2. Actuar a causa de una grave adicción a bebidas alcohólicas, drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas y otras que produzcan efectos análogos.
  3. Obrar por causas o estímulos tan poderosos que hayan provocado arrebato, obcecación u otro estado pasional de entidad semejante.
  4. Proceder el sujeto a confesar la infracción a las autoridades antes de conocer que el procedimiento judicial se dirige contra él.
  5. Reparar el daño ocasionado a la víctima, o disminuir sus efectos, en cualquier momento del procedimiento antes de que se celebre el acto del juicio oral.
  6. Dilación extraordinaria e indebida en la tramitación del procedimiento, si no se puede atribuir al propio inculpado y no guarda proporción con la complejidad de la causa.
  7. Otras circunstancias de análoga significación que las anteriores.

¿Qué tipos de circunstancias atenuantes se distinguen?

Según lo que hemos visto en el apartado anterior, podemos distinguir los siguientes tipos de circunstancias atenuantes en el Código Penal:

Eximentes incompletas

El artículo 20 del Código Penal establece una serie de circunstancias que eximen de responsabilidad penal. Pues bien, cuando se da alguna de ellas pero no con todos los requisitos necesarios para considerarla una eximente, se convierte en una circunstancia atenuante.

Así por ejemplo, cometer la infracción penal a causa de una anomalía o alteración psíquica que impida comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión es una eximente.

Pero si se prueba que la anomalía psíquica no impedía al sujeto comprender lo que estaba haciendo por completo, pero sí tenía mermada su capacidad de comprensión, será una eximente incompleta.

Atenuantes ordinarias

Son de las atenuantes que vimos antes, las siguientes; arrebato, obcecación u otro estado pasional de entidad semejante; confesar a las autoridades la infracción; reparar el daño ocasionado o disminuir sus efectos y la dilación extraordinaria e indebida en la tramitación del proceso.

Atenuantes analógicas

Se trata de las últimas a las que se refiere el Código Penal en el artículo 21, y se refieren a circunstancias similares a las anteriores.

Un ejemplo de atenuante analógica es la confesión tardía, que tiene lugar cuando el sujeto confiesa el delito después de saber que hay un procedimiento contra él por esa infracción. Si el autor de los hechos los confiesa y colabora de manera relevante con la justicia, se le podrá reducir la pena.

¿Cómo afectan a la pena las circunstancias atenuantes?

El artículo 66 del Código Penal contiene las reglas acerca de cómo reducen la pena las circunstancias atenuantes:

  • Si concurre solo una atenuante, se aplica la pena en su mitad inferior.
  • Si concurren dos o más atenuantes, o una o varias muy calificadas y ninguna agravante, se aplica la pena inferior en uno o dos grados, teniendo en cuenta el número y entidad de dichas atenuantes.
  • En caso de que concurran atenuantes y agravantes, se valorarán y compensarán de forma racional para individualizar la pena. Si persiste un fundamento cualificado de atenuación se aplicará la pena inferior en grado.
  • Cuando se aplique la pena inferior en más de un grado, puede hacerse en toda su extensión.

No obstante, cuando se trata de delitos leves o delitos imprudentes, los jueces o tribunales aplicarán las penas a su prudente arbitrio, sin seguir las reglas anteriores.

Hay que tener en cuenta también que en el caso de las eximentes incompletas tampoco se siguen las reglas anteriores, sino la regla del artículo 68, según el cual, la pena se reducirá en uno o dos grados en función de los requisitos que falten o concurran y las circunstancias personales del autor.

Arturo González Pascual
Arturo González Pascual

Socio fundador de Dexia Abogados, abogado especialista en derecho penal y miembro del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (colegiado número 91.186).

Licenciado en Derecho por la Universidad Carlos III de Madrid, Máster en Derecho Penal y Turno de Oficio, Máster en Derecho Penal Económico Internacional y curso de especialista en Compliance Penal.

Contacte conmigo – Más sobre mí

Concertar cita
Puede llamarnos al 91 641 19 69 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.


    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Especialistas en Penal
    Disponibles 24/7
    Presupuestos cerrados
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Serrano 93, 3º E 28006 Madrid, Comunidad de Madrid 91 641 19 69 [email protected]