Las sectas destructivas y el delito de asociación ilícita

Las sectas destructivas y el delito de asociación ilícita

El fenómeno de las sectas es extremadamente desconocido y los datos e información proporcionados por las autoridades son escasos, lo cual es comprensible si se atiende a la naturaleza secreta y ocultista de este tipo de grupos.

Más allá de su repercusión social, las sectas también tienen trascendencia en el plano jurídico-penal, aunque desafortunadamente son escasos los procedimientos en que se enjuicia este fenómeno delictivo. Las sentencias donde se analiza la actividad sectaria son pocas y en su mayoría, de hace años.

Podemos ayudarle

En Dexia Abogados somos abogados penalistas en Madrid. Si necesita un despacho penalista con amplia experiencia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

Índice

  1. Concepto legal de secta
  2. El tipo penal de la asociación ilícita aplicable a las sectas destructivas
  3. ¿Quién puede ser penado por un delito de asociación ilícita en una secta?
  4. Penas aplicables al delito de asociación ilícita
  5. Las víctimas de sectas destructivas.

Concepto legal de secta

No se dispone de un concepto legal de secta. Para contar con una aproximación, el Diccionario Panhispánico del Español Jurídico la describe como:

“Grupo religioso habitualmente caracterizado por la existencia de un líder carismático, mesiánico y dogmático, una estructura teocrática vertical y totalitaria y la exigencia a sus miembros de un desprendimiento material absoluto”.

Hay quienes, además, consideran que para hablar de sectas es necesario que se trate de grupos minoritarios.

La gran amccplitud de grupos que profesan una concreta religión o creencia inocuos para la sociedad ha llevado a que se instaure el concepto diferencial  de “secta destructiva”, pues son las que tienen relevancia en el orden penal.

Se acuñó una definición de secta destructiva en el Congreso de Wingspread (Wisconsin - USA, 1985) que actualmente es utilizada por los Tribunales españoles: “movimiento totalitario, presentado bajo la forma de asociación o grupo religioso, cultural o de otro tipo, que exige una absoluta devoción o dedicación a sus miembros, a alguna persona o idea, empleando técnicas de manipulación, persuasión y control destinados a conseguir los objetivos del líder, provocando en sus adeptos una total dependencia del grupo, en detrimento de su entorno familiar y social”.

Es este concepto de secta destructiva en el que se enfoca el presente artículo, pues es la utilización de técnicas persuasivas, coactivas o violentas, el elemento determinante de la naturaleza delictiva del grupo religioso en cuestión. Se explica a continuación.

El tipo penal de la asociación ilícita aplicable a las sectas destructivas.

La constitución o participación en una secta puede ser constitutiva de un delito de asociación ilícita, previsto en los artículos 515 y siguientes del Código Penal.

Para hablar de asociación ilícita la jurisprudencia exige que concurran los siguientes requisitos:

  • Una pluralidad de personas que se unan para llevar a cabo una determinada actividad.
  • Una organización más o menos compleja en función del tipo de actividad prevista.
  • La consistencia o permanencia, de modo que el acuerdo asociativo sea duradero y no puramente transitorio.

Además, para que sea constitutiva de delito, la asociación debe responder a alguno de los siguientes elementos previstos en el artículo 515 del Código Penal:

  1. Tenga por objeto cometer algún delito o, después de estar constituida, promueva la comisión de algún delito.
  2. Emplee medios violentos o de alteración o control de la personalidad para conseguir el fin de la asociación, aun cuando el fin sea lícito.
  3. Tenga carácter paramilitar.
  4. Fomente, promueva o incite directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra personas, grupos o asociaciones por razón de su ideología, religión o creencias, la pertenencia de sus miembros o de alguno de ellos a una etnia, raza o nación, su origen nacional, sexo, edad, orientación o identidad sexual o de género, razones de género, de aporofobia o de exclusión social, situación familiar, enfermedad o discapacidad.

En el punto segundo se observa la clara previsión legislativa de las sectas destructivas, aquellas que utilizan prácticas de sometimiento y anulación para quebrantar  la personalidad de los fieles y así alcanzar un control sobre su voluntad.

En ocasiones, esta despersonalización puede perseguir la comisión de delitos sobre las víctimas impunemente -generalmente estafas, aunque también se registran casos de abuso sexual, lesiones, etc. -.

Ejemplo

A modo ejemplificativo de los métodos de adoctrinamiento, traemos la SAP de Pontevedra núm. 33/2018, de 28 de diciembre, donde en un fragmento de sus hechos probados recoge:

“Los DIRECCION046 formaban una élite dentro del grupo, y especialmente, los que residían en "Casa Madre".

En este colectivo de personas destacan comportamientos y actitudes sectarias, tales como, dependencia afectiva del líder y fundador, sometimiento a su voluntad, anulación de la conciencia y de la personalidad, necesidad de agradar al fundador como medida de la propia valía, falta de privacidad e intimidad, ausencia de libertad, comportamientos forzados, hasta el punto de que en dicho círculo restringido no se hacía otra cosa que no fuese la voluntad de Modesto.

Fruto de esta sumisión se derivaron los matrimonios concertados, entregas de dinero, relaciones sexuales no consentidas, venta de bienes, control y preparación de las conciencias para el momento de la confesión”.

¿Quién puede ser penado por un delito de asociación ilícita en una secta?

De conformidad con los artículos 517, 518 y 519 del Código Penal, las personas que pueden ser perseguidas penalmente por este delito son:

  1. Los fundadores, directores y presidentes de la secta.
  2. Los miembros activos de la secta.
  3. Quienes cooperen económicamente o de cualquier otra forma, en todo caso relevante, favorezcan la fundación, organización o actividad de la secta.
  4. Quienes provoquen, conspiren o propongan la comisión del delito de asociación ilícita.

En consecuencia, la integración en la asociación ilícita de meros afiliados o miembros pasivos es atípica (no constituye delito).

Penas aplicables al delito de asociación ilícita

Las penas aplicables al delito de asociación ilícita, varían en función del tipo de intervención que se tenga en el delito:

  • A los fundadores, directores y presidentes de la secta: pena de prisión de 2 a 4 años, multa de 12 a 24 meses e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de 6 a 12 años.
  • A los miembros activos: pena de prisión de 1 a 3 años y multa de 12 a 24 meses.
  • A los cooperadores o favorecedores relevantes del delito: pena de prisión de 1 a 3 años, multa de 12 a 24 meses e inhabilitación para empleo o cargo público de 1 a 4 años.
  • A quienes conspiran, proponen o provocan el delito: la pena inferior en uno o dos grados a las anteriores, en función del papel desempeñado.

Además, si el autor del delito fuese una autoridad, agente de autoridad o funcionario público, se le aplicará la inhabilitación absoluta de 10 a 15 años.

Las víctimas de sectas destructivas

De la casuística analizada, se observa que las personas cuya psique ha sido objeto de esta dominación y sometimiento, presentan a consecuencia de ello una variada sintomatología.

En la mayoría de los casos, se corresponde con el síndrome de estrés postraumático, aunque también puede consistir en otros síntomas como ansiedad, parálisis corporal, alteraciones en la percepción de la realidad o disociación, entre otros.

Reiteramos que quien es miembro pasivo (víctimas de la persuasión coercitiva) de una secta destructiva no está cometiendo delito alguno.

Isabel Moral Zamorano
Isabel Moral Zamorano

Abogada especialista en derecho penal y criminóloga. Graduada en Derecho y Criminología por la Universidad Rey Juan Carlos (2015/2020) y Máster Universitario en Acceso a la Profesión de Abogado por la Universidad Complutense (2021/2022).

Desde agosto de 2022 forma parte del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (colegiada número 137.078).

Contacte conmigo – Más sobre mí

Concertar cita
Puede llamarnos al 91 641 19 69 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.


    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Especialistas en Penal
    Disponibles 24/7
    Presupuestos cerrados
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Serrano 93, 3º E 28006 Madrid, Comunidad de Madrid 91 641 19 69 [email protected]