El principio non bis in idem en el Derecho Penal

Principio non bis in idem

El principio non bis idem es un derecho fundamental del Derecho Penal. Un sujeto no podrá ser sancionado dos veces por la comisión de los mismos hechos. Tiene la finalidad de proteger a los ciudadanos de no ser juzgados o penalizados más de una vez por un hecho punible.

Este principio tiene dos dimensiones: material y procesal. Y está directamente relacionado con los principios de legalidad y proporcionalidad.

Podemos ayudarle

En Dexia Abogados somos abogados penalistas en Madrid. Si necesita un despacho penalista con amplia experiencia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

Identidades concurrentes requeridas para el principio non bis idem

Para que se pueda calificar de non bis idem es necesario que concurran las tres identidades: subjetiva, fáctica y causal. A saber:

  • Identidad subjetiva: el sujeto afectado es el mismo con independencia de la persona acusadora, órgano o autoridad que lleve adelante el juicio y concurrencia o no de otros acusados.
  • Identidad fáctica: los hechos que motivan el juicio deben ser los mismos. Es importante aclarar que los sujetos no estarán exentos en caso de reincidencia, o sea, la comisión de la misma conducta en el futuro.
  • Identidad causal: también conocida como identidad de fundamento en el Derecho Penal. Implica la imposibilidad de concurrencia de medidas sancionadoras cuando responden a una misma naturaleza.

Bases

El Principio de non bis Idem, también conocido como “ne bis in ídem” y como “bona fides non patitur, ut bis ídem exigatur”, se sustenta sobre la base de los principios de legalidad y de proporcionalidad.

  • Principio de legalidad y tipicidad. A partir de esta máxima, el principio de legalidad, se garantiza la seguridad jurídica proclamada en el artículo 25 de la Constitución Española. Del mismo modo fue reconocido por el Tribunal Supremo, que manifestó la relación directa entre el principio de non bis idem con el de legalidad.
  • Principio de proporcionalidad. Este asegura que exista una sanción proporcional al ilícito que se haya cometido. La gravedad de la conducta y su tipificación son la base para determinar las medidas que correspondan.

Tipos de non bis idem

Los tipos que surgen de la clasificación de non bis idem son dos: el material y el procesal.

Material

Es la prohibición de recaer en una duplicidad de sanciones en los casos en que las tres identidades (subjetiva, fáctica y causal) se presenten.

Esto implica que no se pueden aplicar dos preceptos penales para castigar un mismo hecho donde concurren las tres identidades y que tampoco es posible que aquel sea castigado también en orden a una sanción de otra naturaleza, como puede ser la administrativa.

Procesal

La otra dimensión del non bis idem tiene que ver con los procesos judiciales. Una misma conducta que haya vulnerado las normas vigentes no puede ser juzgada por el orden jurisdiccional y el administrativo.

Cuando un hecho está siendo juzgado por la Autoridad Administrativa y se considera que podría constituir un delito, y al realizar las averiguaciones detecta la concurrencia de las tres entidades, deberá declarar el non bis idem.

En todo caso será necesaria la suspensión del procedimiento administrativo a la espera de su resolución en proceso judicial.

Efectos del principio non bis in idem

Cuando se analiza la dimensión procesal de este principio, se pueden establecer diferentes efectos.

  1. El orden de lo penal tendrá prioridad sobre el orden administrativo. Si concurren las tres entidades y se encuentra investigado un mismo hecho relativo a la misma persona en ambos ámbitos, se ha de plantear la cuestión de prejudicialidad penal, que determinará la suspensión del procedimiento administrativo a la espera de la resolución del asunto por el correspondiente órgano del orden penal.
  2. Un doble proceso sancionador atenta contra el non bis in idem material.
  3. Cuando un sujeto obtuvo una resolución absolutoria en el ámbito de lo penal no podrá ser sancionado por el mismo hecho por la justicia administrativa con posterioridad.
  4. La Administración se ve obligada a informar a la jurisdicción ordinaria del actuar de un sujeto que suponga la comisión de un hecho delictivo.

Excepción

Una doble sanción, penal y administrativa, será excepcionalmente posible cuando exista supremacía estatutaria o especial. Esta excepción se aplica a los sujetos que tengan un vínculo con la Administración, como pueden ser los funcionarios.

En estos supuestos se entiende que existe además una vulneración a la confianza en sus funciones.

El Tribunal Supremo ha determinado que la sanción penal no invalida la sanción administrativa. No obstante, el efecto es que una sanción disciplinaria administrativa provocará una reducción en la condena penal.

Principio non bis idem: mismo delito en distintos Estados

Una problemática se plantea cuando un mismo sujeto tiene la misma conducta ilícita en dos Estados diferentes. El principio non bis idem tiene alcance, al menos, en todo el territorio europeo, por lo que se aplica en el ámbito internacional.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronunció sobre este asunto,  resolviendo que la impartición de Justicia emanada de un Estado contratante del Acuerdo Schengen, es plenamente válida a estos efectos.

¿Dónde se regula?

El principio de non bis idem está regulado en la Constitución española. En esta norma se garantiza el principio de legalidad, la jerarquía normativa y la seguridad jurídica.

Además, se ratifica como derecho fundamental y su interpretación conforme a los acuerdos y tratados internacionales.

Conclusión

El principio de non bis idem deriva del principio de legalidad y proporcionalidad promulgados en la Constitución Española y en contenidos en el Convenio de Aplicación del Acuerdo de Schengen. En virtud del mismo, un sujeto no podrá ser juzgado y sancionado dos veces por el mismo hecho delictivo.

Su aplicación funciona como una garantía a la libertad al otorgar seguridad jurídica en sus dos dimensiones: la material, por la cual ningún sujeto podrá recibir un doble castigo por una conducta ilícita, y la procesal, que asevera que un mismo individuo no puede ser procesado dos veces por el mismo hecho.

Cuando una persona es acusada por la misma causa, siempre que no sea un acto de reincidencia, es necesario que consulte con urgencia un abogado penalista para que lo asesore.

El principio de non bis idem prohíbe esta vulneración a sus derechos y exige el respeto a la legalidad y la proporcionalidad de la pena.

Arturo González Pascual
Arturo González Pascual

Socio fundador de Dexia Abogados, abogado especialista en derecho penal y miembro del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (colegiado número 91.186).

Licenciado en Derecho por la Universidad Carlos III de Madrid, Máster en Derecho Penal y Turno de Oficio, Máster en Derecho Penal Económico Internacional y curso de especialista en Compliance Penal.

Contacte conmigo – Más sobre mí

Concertar cita
Puede llamarnos al 91 641 19 69 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.


    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Especialistas en Penal
    Disponibles 24/7
    Presupuestos cerrados
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Serrano 93, 3º E 28006 Madrid, Comunidad de Madrid 91 641 19 69 [email protected]