La validez de los mensajes de WhatsApp como prueba en el proceso penal

Validez de mensajes de WhatsApp como prueba en el proceso penal

En la actualidad, la mayoría de las personas se comunican con otras a través de sistemas de mensajería instantánea, y tal vez el más utilizado sea WhatsApp. Por este motivo, en los móviles, ordenadores o tablets tenemos almacenadas multitud de conversaciones las cuales pueden contener información que sea útil de cara a un procedimiento judicial.

¿Es legal aportar una conversación de WhatsApp a un proceso penal?

Es legal y, de hecho, muy habitual, que los ciudadanos aporten en los procesos judiciales en los que son parte conversaciones de WhatsApp que han mantenido con otra u otras personas.

El Tribunal Supremo reconoció la posibilidad de que se introduzcan estos mensajes como prueba en el procedimiento en su pionera sentencia núm. 300/2015, de 19 de mayo.

Podemos ayudarle

En Dexia Abogados somos abogados especialistas en derecho procesal. Si necesita un despacho con amplia experiencia en Derecho Penal, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

¿Qué validez probatoria tienen los WhatsApp?

Los Tribunales llevan años admitiendo que los mensajes de WhatsApp tienen eficacia probatoria y son considerados auténtica prueba documental, aunque a ellos suele hacerse referencia como prueba digital.

La forma de aportarlos es a través de la transcripción de las conversaciones, es decir, mediante su volcado en formato escrito en un único documento de texto.

Sin embargo, facilitar las transcripciones no es suficiente. Para que constituyan prueba deben cumplir un requisito fundamental: la necesidad de que se acredite su veracidad y autenticidad. 

¿Por qué? Porque son manipulables. El fraude puede recaer no solo en la modificación o alteración del contenido de los mensajes, sino también en la identidad de los interlocutores la cual puede ser falseada, por ejemplo, a través de perfiles falsos o del “autoenvío” de mensajes bajo una identidad fingida (es decir, cuando el interlocutor en realidad se está comunicando consigo mismo).

¿Cómo acreditar  la autenticidad de los WhatsApp en el proceso penal?

La indispensable e inicial diligencia de investigación dirigida a acreditar la autenticidad de los mensajes de WhatsApp consiste en el cotejo de los mismos.

1.  Cotejo

El cotejo es una diligencia llevada a cabo por el Letrado de la Administración de Justicia -popularmente conocido como Secretario Judicial, aunque este término está en desuso-.

Consiste en la comparación del contenido de los mensajes de WhatsApp aportados en las transcripciones con los mensajes visualizados directamente en el dispositivo electrónico en el que estén almacenados por el Letrado de la Administración de Justicia.

Por lo tanto, cuando alguien sea llamado para practicar esta diligencia de cotejo, deberá llevar consigo el dispositivo a través del cual se han mantenido las conversaciones de WhatsApp (generalmente, el móvil).

Pese a todo lo anterior, la ausencia del dispositivo móvil para cotejar los mensajes no implicará per se que éstos no vayan a tener valor en el procedimiento.

El Tribunal Supremo ha afirmado que es posible que el contenido de los pantallazos se ratifique a través de las testificales de los interlocutores en la conversación que pretende aportarse.

2. Informe pericial

No obstante, el cotejo puede resultar insuficiente para acreditar la autenticidad de los mensajes puesto que, a través de él sí puede verificarse la identidad de los interlocutores pero no la ausencia de manipulación de su contenido. Para ello es necesario un informe pericial informático.

¿Se necesita siempre el informe pericial?

La respuesta es no. Solamente se exigirá cuando una de las partes impugne los mensajes de WhatsApp aportados por la parte contraria. En ese caso, corresponde a quien pretenda aprovechar su idoneidad probatoria la práctica de este informe pericial informático.

Ahora bien, la STS núm. 754/2015, de 27 de noviembre, ha afirmado que “tal pericia no será precisa cuando no exista duda al respecto mediante la valoración de otros elementos de la causa o la práctica de otros medios de prueba”.

Además, la sentencia sostiene que la duda al respecto del origen o contenido de los mensajes “no surge por el mero hecho de que el recurrente indique que pudieron haber sido objeto de manipulación o que existen serias dudas sobre la cadena de custodia de los mensajes, ya que se trata de argumentos puramente retóricos y no sustentados en un indicio mínimamente objetivo sobre que ello hubiera sucedido así".

Evidentemente, los gastos derivados del informe después se incluirán en las costas del proceso, que en caso de sentencia condenatoria corresponderán a la persona declarada culpable.

Consejo práctico

Son muchas las personas que pretenden aportar al proceso una simple captura de pantalla de una conversación de WhatsApp que se mantuvo en el pasado, sin que conserven el diálogo en su dispositivo (por ejemplo, por pérdida del terminal o borrado de chats).

Esto dificultará que el pantallazo sirva como prueba, porque no podrá cotejarse, ni tampoco se podrá emitir informe pericial al respecto, es decir, será más complicado verificar su autenticidad y no manipulación.

En el proceso penal esto es muy frecuente. Quienes han tenido una conversación desagradable, discusión o enfrentamiento a través de WhatsApp, normalmente borran el chat con la finalidad de olvidar lo sucedido o por simple rabia o enfado. Esto no es aconsejable. 

Imagínese que en dicha conversación se han vertido amenazas y la única manera de probarlas es aportando las conversaciones de WhatsApp: al borrarlas ya no será posible cotejarlas después ni ser examinadas por un perito informático y, por lo tanto, las capturas de pantalla que obren en nuestro poder no tendrán valor probatorio.

El abogado o abogada contrario solo tendría que impugnarlas y quedarían fuera del procedimiento.

En este ejemplo, sería altamente improbable contar con la testifical que corrobore el contenido de los mensajes puesto que si el interlocutor es la persona a la que se denuncia, evidentemente no declarará en su propio perjuicio.

Dexia Abogados
Dexia Abogados

En Dexia Abogados encontrará un despacho de abogados penalistas en Madrid con más de 10 años de experiencia.

Nos dedicamos en exclusiva al derecho penal, por eso podemos garantizarle que somos verdaderos especialistas. Trabajamos con el objetivo principal de encontrar la mejor solución para nuestros clientes.

Contacte con nosotrosNuestro equipo

Concertar cita
Puede llamarnos al 91 641 19 69 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.


    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Especialistas en Penal
    Disponibles 24/7
    Presupuestos cerrados
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Serrano 93, 3º E 28006 Madrid, Comunidad de Madrid 91 641 19 69 [email protected]