Pinchazos a mujeres en discotecas ¿abuso sexual o agresión sexual?

Pinchazos a mujeres en discotecas

Se ha extendido en España un nuevo método de ejercicio de violencia sexual hacia las mujeres que principalmente se da en entornos de fiesta. Consiste en inocular una droga, mediante un pinchazo con jeringuilla u otro instrumento, que priva de conocimiento a la mujer con el fin de abusar sexualmente de ella.

Esta técnica de sumisión química plantea un debate jurídico interesante, ¿qué concretos delitos se habrían cometido? ¿estamos ante un delito de lesiones en concurso medial con un delito de abuso sexual o, por el contrario, se trata de un delito de agresión sexual?

Podemos ayudarle

En Dexia Abogados somos abogados especialistas en derecho penal en Madrid. Si necesita un despacho penalista con amplia experiencia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

La controversia jurídica

Este nuevo método implica la existencia de una fuerza física para la inoculación de la droga (el pinchazo), si bien el acto sexual no consentido se lleva a cabo cuando la voluntad de la víctima se ha anulado por medio de la droga o fármaco.

La gran controversia que se suscita es que:

  • Por un lado, el delito de abuso sexual (181 CP) exige expresamente que no concurran violencia ni intimidación, pues en ese caso se estaría ante un delito de agresión sexual (si bien el hecho de pinchar a alguien con un instrumento o jeringuilla parece objetivamente constitutivo de violencia).
  • Y, por otro lado, el artículo 181.2 CP reconoce expresamente que cuando los actos sexuales no consentidos se lleven a cabo con una persona cuya voluntad se haya anulado por el uso de fármacos o drogas, se está ante un abuso sexual.

La convergencia de elementos típicos del delito de abuso sexual y del de agresión sexual, genera dudas en cuanto a la posible calificación jurídica. 

El nuevo contexto social en que se produce este método de sumisión química y la reciente extensión de su uso hará necesario un pronunciamiento de los tribunales para resolver el debate.

Posibles calificaciones jurídicas.

A la vista de lo anterior, abordamos los dos escenarios jurídicos que podrían darse:

1. Delito de lesiones en concurso medial con un delito de abuso sexual

Delito de lesiones (artículo 147 Código Penal)

El mero hecho de pinchar a alguien con cualquier instrumento constituye un delito de lesiones. 

Su encaje en un delito menos grave (147.1 CP) o en un delito leve (147.2 CP) dependerá principalmente de si, a consecuencia del pinchazo, a la víctima se le ha pautado tratamiento médico o no.

Podría no ser necesario dicho tratamiento si, por ejemplo, no se detecta ninguna sustancia estupefaciente en el organismo de la mujer (recordamos que hay sustancias que permanecen en el organismo por un período muy corto de tiempo). Se estará al caso concreto.

La pena aparejada al delito menos grave de lesiones es de prisión de 3 meses a 3 años o multa de 6 a 12 meses. La pena aparejada al delito leve de lesiones es de multa de 1 a 3 meses.

Podría incluso incurrirse en el tipo agravado del artículo 148 CP (pena de prisión de 2 a 5 años) cuando el concreto instrumento o método utilizado representase un peligro concreto para la vida o la salud de la víctima. De nuevo, habrá de analizarse cada caso concreto.

Delito de abuso sexual (artículo 181. 1 y 181. 2 Código Penal)

Cuando se realicen actos de naturaleza sexual con una persona cuya voluntad ha sido anulada mediante el uso de una droga o fármaco y que, por tanto, no ha prestado consentimiento, se está ante un delito de abuso sexual.

La pena aparejada dependerá de las circunstancias concurrentes. Si existe acceso carnal o introducción de miembros corporales u objetos por vía vaginal o anal, la pena será de prisión de 4 a 10 años. En otro caso, la pena será de prisión de 1 a 3 años o multa de 18 a 24 meses.

La utilización del pinchazo para lograr la anulación de la voluntad propia del abuso sexual, hace que estemos ante un delito medial (artículo 77.3 CP).

Determina que la pena a imponer sea superior a la que corresponde al caso concreto por la infracción más grave, sin que pueda superar la que resultaría de la suma de las penas de ambos delitos. Por tanto, las horquillas penológicas resultantes son de lo más diversas, y variarán en función de las circunstancias de cada caso.

2. Delito de agresión sexual

Si se considera que el pinchazo con el que se inyecta la droga o el fármaco que anula la voluntad de la víctima es constitutivo de la violencia típica del artículo 179 CP, se estará ante un delito de agresión sexual.

Isabel Moral Zamorano
Isabel Moral Zamorano

Abogada especialista en derecho penal y criminóloga. Graduada en Derecho y Criminología por la Universidad Rey Juan Carlos (2015/2020) y Máster Universitario en Acceso a la Profesión de Abogado por la Universidad Complutense (2021/2022).

Desde agosto de 2022 forma parte del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (colegiada número 137.078).

Contacte conmigo – Más sobre mí

Concertar cita
Puede llamarnos al 91 641 19 69 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.


    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Especialistas en Penal
    Disponibles 24/7
    Presupuestos cerrados
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Serrano 93, 3º E 28006 Madrid, Comunidad de Madrid 91 641 19 69 [email protected]