Abuso sexual y agresión sexual: ¿en qué se diferencian?

Diferencias entre abuso sexual y agresión sexual

El abuso y la agresión sexual son dos delitos tipificados en el Código Penal. Tienen varias agravantes. Ambos atentan contra la libertad e indemnidad sexual de las personas, sin embargo, tienen diferencias entre sí.

El bien jurídico protegido es la libertad sexual, por lo cual se penalizan las conductas en las que la participación de la víctima no es libre ni voluntaria.

Se debe tener en cuenta la jurisprudencia, ya que varias sentencias judiciales ayudan a entender situaciones difíciles de valorar y probar. En especial, teniendo en cuenta que estos delitos se basan en una concepción según la cual la negativa o el silencio ante un avance de naturaleza sexual puede ser interpretado como un consentimiento.

Podemos ayudarle

En Dexia Abogados somos abogados especialistas en delitos sexuales. Si necesita un despacho con amplia experiencia en Derecho Penal, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

Definiciones del Código Penal

Los delitos contra la libertad e indemnidad sexuales se encuentran tipificados en el título VIII del Código Penal.

Abuso sexual

El abuso sexual es definido por el capítulo II del mencionado Título del Código Penal, artículos 181 y siguientes. Se define con la realización de actos que atenten contra la libertad e indemnidad sexual de una persona sin violencia o intimidación y sin que medie consentimiento. 

Se consideran abusos sexuales no consentidos los que se ejecuten sobre personas privadas de sentido, abusando de su trastorno mental. También los que se cometan anulando la voluntad de la víctima mediante uso de fármacos, drogas o cualquier otra sustancia que produzca ese efecto.

Además, se entiende que existe abuso sexual cuando el consentimiento de la víctima se obtenga aprovechándose de una situación de superioridad física o social.

Una agravante de este delito es el abuso sexual consistente en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías mencionadas.

Otro agravante es la edad, ya que se penaliza el abuso sexual contra menores de dieciséis años. 

Además, las penas impuestas se aplicarán en la mitad superior cuando el abuso sexual sea concurrente con una situación en la que la víctima se encuentre en una situación especial de vulnerabilidad, o el atacante se aproveche de una situación de conveniencia o una relación de superioridad o parentesco con la víctima.

Agresión sexual

La agresión sexual se encuentra definida en el Capítulo I del mencionado Título, artículos 178 a 180. Según estos preceptos, se entiende por agresión sexual el atentado contra la libertad sexual de una persona, utilizando violencia o intimidación. 

Las agravantes son el acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o la introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías.

Además, la concurrencia de:

  • Violencia o intimidación de carácter degradante o vejatorio.
  • Actuación conjunta de dos o más personas.
  • Situación en la que la víctima sea especialmente vulnerable por su edad, estado de salud, discapacidad o cualquier otra circunstancia excepto que sea menor de 16 años. De hecho, los abusos y agresiones sexuales a menores de dieciséis años cuentan con un capítulo especial, compuesto por el artículo 183.
  • Aprovechamiento por parte del agresor de una situación de convivencia o una relación de superioridad o parentesco.
  • Uso de armas o elementos peligrosos, susceptibles de producir la muerte o lesiones.
  • Concurrencia de dos o más de las mencionadas circunstancias.

Diferencias entre abuso y agresión sexual

Del análisis anterior surge claramente la principal diferencia entre abuso y agresión sexual, que es el uso de la violencia o intimidación. Sin embargo, la sentencia del Tribunal Supremo STS 344/2019 sobre el caso que se conoció como “La Manada”, explicita más puntualmente las diferencias:

  1. La diferencia entre abuso y agresión sexual se fundamenta en el uso de la intimidación o violencia.
  2. El consentimiento es irrelevante en el caso de la agresión sexual, ya que es imposible que se dé, precisamente debido al uso de intimidación o violencia.

La Ley 17/2020 sobre derecho de las mujeres a erradicar la violencia machista, puntualiza sobre el que la agresión sexual es el uso de la violencia física y sexual contra las mujeres, determinada por el uso premeditado del sexo como arma para demostrar poder y abusar de ellas.

Por lo tanto, ni el consentimiento ni la existencia o no de penetración diferencian el abuso de la agresión sexual, sino expresamente el uso de la violencia o intimidación.

Desde este punto de vista se debe explicar qué se entiende por violencia o intimidación:

  • Si bien no existe una lista de conductas violentas, desde la jurisprudencia se entiende que violencia equivale a acometimiento, imposición material, uso de la fuerza física u otro factor de superioridad para vencer la voluntad de la víctima.
  • En tanto, se considera que existe intimidación cuando la víctima cede ante la agresión para evitar un mal mayor sobre su persona o bienes o sobre la persona o bienes de un tercero con quien tenga una relación estrecha.

Por otra parte, se ha establecido que no es necesario que la amenaza sea grave, sino que basta con que sea real y creíble por parte de la víctima.

Además, las amenazas deben ser eficaces para anular la resistencia de la víctima. Es decir que la agresión sexual existe tanto si se utiliza la fuerza o intimidación como si se la aprovecha o beneficia de la empleada por otras personas o ante determinadas circunstancias.

Concertar cita
Puede llamarnos al 91 641 19 69 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.


    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Especialistas en Penal
    Disponibles 24/7
    Presupuestos cerrados
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Serrano 93, 3º E 28006 Madrid, Comunidad de Madrid 91 641 19 69 [email protected]