Diferencia entre robo y hurto

Diferencia entre robo y hurto

Aunque a menudo las palabras robo y hurto se utilicen como sinónimos, en realidad se trata de dos delitos diferentes y términos jurídicos con distinto significado. ¿Pero en qué se diferencian exactamente el robo y el hurto?

¿Qué es el hurto?

El hurto es un delito contra el patrimonio y el orden socioeconómico recogido en los artículos 234 a 236 del Código Penal. Se trata de un delito básico y doloso contra la propiedad que consiste en tomar cosas muebles ajenas con ánimo de lucro y sin la voluntad de su dueño legítimo.

Podemos ayudarle

En Dexia Abogados encontrará abogados especialistas en delitos contra el patrimonio. Si necesita un despacho con amplia experiencia en Derecho Penal, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

El Código Penal establece una diferencia entre los bienes que tengan un valor superior a 400 euros y los que tienen un valor inferior.

Además, las penas a imponer serán más graves si se neutralizan, eliminan o inutilizan los dispositivos de alarma o de seguridad instalados en las cosas sustraídas.

Por otro lado, existe un tipo agravado de hurto en el artículo 235, que se aplica en función de la cosa sustraída, la situación del sujeto activo y la situación del sujeto pasivo.

1. El que, con ánimo de lucro, tomare las cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño será castigado, como reo de hurto, con la pena de prisión de seis a dieciocho meses si la cuantía de lo sustraído excediese de 400 euros.

2. Se impondrá una pena de multa de uno a tres meses si la cuantía de lo sustraído no excediese de 400 euros, salvo si concurriese alguna de las circunstancias del artículo 235.

3. Las penas establecidas en los apartados anteriores se impondrán en su mitad superior cuando en la comisión del hecho se hubieran neutralizado, eliminado o inutilizado, por cualquier medio, los dispositivos de alarma o seguridad instalados en las cosas sustraídas.

Artículo 234 del Código Penal

¿Qué es el robo?

El robo es un delito contra el patrimonio y el orden socioeconómico regulado en los artículos 237 a 242 del Código Penal.

Se trata de un delito doloso que consiste en el apoderamiento de cosas muebles con una intención de lucro ilícito cuando se utilice algún tipo de fuerza en las cosas o violencia o intimidación en las personas.

Es decir, tiene dos modalidades de comisión:

  1. Robo con fuerza en las cosas. La fuerza puede emplearse para acceder o abandonar el lugar donde se encuentran las cosas.
  2. Robo con violencia o intimidación en las personas. La violencia o intimidación puede aplicarse al cometer el delito, para proteger la huida, sobre los que acuden a socorrer a la víctima o sobre las personas que persiguen al autor del delito.

Son reos del delito de robo los que, con ánimo de lucro, se apoderaren de las cosas muebles ajenas empleando fuerza en las cosas para acceder o abandonar el lugar donde éstas se encuentran o violencia o intimidación en las personas, sea al cometer el delito, para proteger la huida, o sobre los que acudiesen en auxilio de la víctima o que le persiguieren.

Artículo 237 del Código Penal

Por otro lado, se establecen tipos agravados del delito de robo según los términos del mencionado artículo 235. Pero también cuando el robo se comete en casa habitada o en edificio abierto al público, así como cuando se utilizan armas o instrumentos peligrosos en el caso de violencia o intimidación en las personas.

Entonces, ¿en qué se diferencian el robo y el hurto?

El robo y el hurto son delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico regulados en el Código Penal. En ambos el sujeto activo sustrae un bien mueble sin consentimiento de su legítimo dueño.

La diferencia entre ambos tipos penales recae en el uso de la fuerza en las cosas o la violencia o intimidación en las personas.

  • El hurto se produce sin fuerza, intimidación o violencia.
  • De esta forma, el robo es un delito más grave que el hurto, una circunstancia que queda reflejada en la pena.

Un ejemplo clásico es el del bolso que nos hemos dejado en el coche.

Si el coche está cerrado y una persona fuerza la cerradura o rompe la ventana para llevarse el bolso, se trata de un robo.

Sin embargo, si nos hemos dejado el coche abierto y el sujeto activo se limita a abrir la puerta para sustraer el bolso, estaremos ante un hurto.

Por otro lado, quitarle la cartera a alguien sin que se de cuenta es un hurto, mientras que si le amenazamos con una navaja para que nos la dé, estaremos cometiendo un robo.

Concertar cita
Puede llamarnos al 91 641 19 69 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.


    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Especialistas en Penal
    Disponibles 24/7
    Presupuestos cerrados
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Serrano 93, 3º E 28006 Madrid, Comunidad de Madrid 91 641 19 69 [email protected]