El delito de usurpación de vivienda en el Código Penal: ocupación delictiva

Delito de usurpación de vivienda

En este post vamos a explicar la regulación penal del delito de usurpación de vivienda, los tipos que existen y las penas con las que se castiga este delito en cada caso.

Podemos ayudarle

En Dexia Abogados somos abogados especialistas en delitos de usurpación en Madrid. Si necesita un despacho penalista con amplia experiencia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

¿En qué consiste el delito de usurpación de vivienda?

El delito de usurpación de vivienda se regula en el artículo 245 del Código Penal. 

Puede consistir en dos conductas distintas:

  1. Ocupar una cosa inmueble o usurpar un derecho real inmobiliario ajeno, con violencia o intimidación. Se recoge en el apartado 1 del artículo 245.
  2. Ocupar, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o mantenerse en ellos contra la voluntad de su titular. Es la modalidad establecida en el apartado 2.

Delito de ocupación pacífica de bienes inmuebles

El supuesto del apartado 2 del artículo 245 es lo que se conoce como delito leve de ocupación pacífica de bienes inmuebles. Se trata de un tipo atenuado del delito, y es lo que se conoce a nivel popular como okupación. También se considera un delito leve de usurpación.

Una diferencia con el delito de usurpación u ocupación de inmuebles del apartado 1 es que no existe violencia o intimidación en las personas; de ahí que se hable de ocupación pacífica. Así por ejemplo, lo típico es que se okupe una vivienda cambiando la cerradura.

Otra diferencia es que en el caso del delito del apartado 2, el inmueble, la vivienda o el edificio okupado no constituye morada de nadie. Esto no significa simplemente que no sea vivienda habitual de ninguna persona, ya que el concepto de morada va más allá, pudiendo constituirla también una segunda residencia.

La RAE se refiere a la morada como: “Estancia de asiento o residencia algo continuada en un lugar” y “Lugar donde se habita”.

Otro aspecto a tener en cuenta es que la jurisprudencia ha entendido que este delito requiere una cierta vocación de permanencia. 

Cabe destacar que la okupación está tipificada desde 1995, cuando se aprueba el actual Código Penal. La norma anterior no recogía esta conducta como delito.

¿Qué penas conlleva el delito de usurpación de vivienda?

Las penas son las siguientes:

  • Delito de usurpación del artículo 245.1: pena de prisión de 1 a 2 años, en función de la utilidad obtenida y el daño causado. Además, se impondrán las penas que correspondan a las violencias ejercidas.
  • Delito de okupación del artículo 245.2: pena de multa de 3 a 6 meses.

1. Al que con violencia o intimidación en las personas ocupare una cosa inmueble o usurpare un derecho real inmobiliario de pertenencia ajena, se le impondrá, además de las penas en que incurriere por las violencias ejercidas, la pena de prisión de uno a dos años, que se fijará teniendo en cuenta la utilidad obtenida y el daño causado.

2. El que ocupare, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses.

Artículo 245 del Código Penal

¿Cuál es el bien jurídico protegido en el delito de usurpación de inmuebles?

En estos delitos se protege el patrimonio o la propiedad privada. Esta es una diferencia importante con el delito de allanamiento de morada, donde el bien jurídico protegido es la inviolabilidad del domicilio, derecho que no necesariamente se podrá inferir en el delito de usurpación, donde el inmueble no tiene por qué ser domicilio del afectado.

Así, por ejemplo, el delito de usurpación de inmuebles puede recaer sobre una vivienda que se tenga como inversión, para su alquiler.

¿Existe delito si no se requiere previamente al ocupante para que abandone el inmueble?

Depende. La sentencia número 41/2019 de la Audiencia Provincial de Madrid, de 14 de febrero, ha hecho una matización muy interesante y lógica a este respecto:

“El acceso no autorizado constituye ya la conducta típica, por lo que carece de sentido el análisis de la segunda modalidad antes enunciada: la permanencia en contra de la voluntad del titular. El requerimiento es necesario cuando se produce un acceso consentido a la finca y sin embargo los ocupantes no se van a voluntad del titular, que en este caso sí que ha de expresarles su deseo de desalojarles”.

Por lo tanto, solo será requisito del delito de usurpación de vivienda que el titular haya requerido al ocupante para que abandone el inmueble si el acceso fue consentido, pero luego se permanece en el lugar en contra de la voluntad del titular.

Dexia Abogados
Dexia Abogados

En Dexia Abogados encontrará un despacho de abogados penalistas en Madrid con más de 10 años de experiencia.

Nos dedicamos en exclusiva al derecho penal, por eso podemos garantizarle que somos verdaderos especialistas. Trabajamos con el objetivo principal de encontrar la mejor solución para nuestros clientes.

Contacte con nosotrosNuestro equipo

Concertar cita
Puede llamarnos al 91 641 19 69 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.


    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Especialistas en Penal
    Disponibles 24/7
    Presupuestos cerrados
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Serrano 93, 3º E 28006 Madrid, Comunidad de Madrid 91 641 19 69 [email protected]