¿Es delito transmitir una ETS?

¿Es delito transmitir una ETS?

La transmisión de una enfermedad de transmisión sexual (ETS) podría constituir un delito de lesiones (artículo 147 y siguientes Código Penal). Así lo han reconocido los tribunales españoles en varias sentencias, sin embargo,  la realidad es que este delito es extremadamente difícil de probar.

Podemos ayudarle

En Dexia Abogados somos abogados especialistas en derecho penal en Madrid. Si necesita un despacho penalista con amplia experiencia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

Imagínese que A es quien sufre una ETS y mantiene relaciones sexuales con B. A consecuencia de las mismas, se produce el contagio de A a B. Para que A pueda ser condenado por un delito de lesiones tendría que quedar probado que:

  • El sujeto A padecía una determinada enfermedad de transmisión sexual.
  • El sujeto A ha mantenido relaciones sexuales con el sujeto B.
  • La enfermedad de transmisión sexual de A era anterior a esas relaciones sexuales.
  • El contagio de B ha sido a consecuencia de las relaciones sexuales con A y no por otras causas.

En definitiva, hay que demostrar que existe relación de causalidad entre la relación sexual y el contagio. Como se puede prever, esto resulta extremadamente complicado.

Modalidades de delito de lesiones posibles por transmitir una ETS

Imagínese ahora que queda perfectamente acreditado que el contagio de B ha sido a consecuencia de la relación sexual con A.

En este caso, en función de las circunstancias en que se produce el encuentro sexual, podremos hablar de delito doloso o imprudente. Incluso podría tratarse de una conducta impune.

1. Delito doloso de lesiones

El dolo se aprecia cuando la persona que padece la enfermedad sabe que la tiene, no lo comunica a la otra parte y mantiene relaciones sexuales sin utilizar los medios profilácticos destinados a evitar el contagio (es decir, no usa preservativo).

También sería dolosa la conducta consistente comenzar usando preservativo y quitárselo a propósito durante la relación.

Además, para concluir la existencia del dolo se valora el número de veces que se mantienen relaciones, puesto que cuantas más veces, más riesgo de contagio existe.

Los tribunales consideran que se trata de dolo eventual porque el contagio no aparece como la finalidad del autor sino como un resultado probable, aunque no seguro.

Penas aplicables:

  • Delito leve de lesiones (cuando no se precisa de tratamiento médico para la curación de la ETS ni hay intervención quirúrgica): multa de 1 a 3 meses.
  • Delito básico de lesiones (se requiere tratamiento médico o quirúrgico para tratar la ETS): prisión de 3 meses a 3 años o multa de 6 a 12 meses.
  • Delito de lesiones agravado del artículo 149 CP (se causa pérdida o inutilidad de un órgano o miembro principal, o de un sentido, la impotencia, la esterilidad, una grave deformidad, o una grave enfermedad somática o psíquica): 6 a 12 años de prisión.
  • Delito de lesiones agravado del artículo 150 CP (se causa pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro no principal, o la deformidad): prisión de 3 a 6 años.

2. Delito imprudente de lesiones

La imprudencia se considera cuando la persona que padece la enfermedad de transmisión sexual sabe que la tiene pero no lo comunica a la otra parte y utiliza medios profilácticos destinados a evitar el contagio pero no toma las precauciones suficientes (conservación de los preservativos, manipulación, descuidado uso…).

Importante también tener en cuenta el número de encuentros sexuales, puesto que la exposición al riesgo es mayor cuando se mantienen varias relaciones.

Algunas Audiencias Provinciales, sin embargo, consideran que el uso de preservativo por la persona infectada, siguiendo prescripciones médicas dirigidas a evitar el contagio, excluye también la imprudencia.

Cuando el delito es imprudente, la imprudencia se calificará como grave o menos grave en función de la importancia del riesgo generado (mayor importancia cuanto más peligrosa sea la enfermedad que se contagia) así como de la magnitud de la negligencia en la protección de las relaciones.

Penas aplicables:

  • Si la imprudencia es grave (art. 152.1 CP):
    • Lesiones: 3 a 6 meses de prisión o multa de 6 a 18 meses.
    • Deformidad de miembros principales, órganos, impotencia o esterilidad: prisión de 1 a 3 años.
    • Deformidad de miembros no principales: prisión de 6 meses a 2 años.
  • Si la imprudencia es menos grave (art. 152.2 CP): pena de multa de 3 a 12 meses.

3. Impunidad

La trasmisión de una ETS cuando las dos personas conocen la enfermedad, excluye la posibilidad del delito puesto que nos encontramos en un ámbito de riesgo permitido.

Saray Contreras Fresneda
Saray Contreras Fresneda

Abogada especialista en derecho penal. Graduada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid (promoción 2013/2017) y Máster Universitario en Acceso a la Profesión de Abogado (promoción 2017/2019).

En 2019 realizó con éxito el examen de Acceso a la Abogacía y desde junio de ese mismo año forma parte del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (colegiada número 131.327).

Contacte conmigo – Más sobre mí

Concertar cita
Puede llamarnos al 91 641 19 69 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.


    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Especialistas en Penal
    Disponibles 24/7
    Presupuestos cerrados
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Serrano 93, 3º E 28006 Madrid, Comunidad de Madrid 91 641 19 69 [email protected]