¿Qué es un delito doloso?

Delito doloso

Al hablar de los delitos dolosos, nos referimos a aquellos en los que el sujeto actúa de forma consciente y con la voluntariedad de cometer los hechos que son constitutivos de delito.

Podemos ayudarle

En Dexia Abogados somos abogados especialistas en derecho penal en Madrid. Si necesita un despacho penalista con amplia experiencia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

Solo existen dos formas de cometer un delito: con dolo y con imprudencia. Por lo tanto, es fundamental determinar cuál de estos dos elementos subjetivos concurre en su realización, por dos razones:

  • Porque no todos los delitos admiten su comisión por imprudencia, sino sólo aquellos en los que esta modalidad esté expresamente prevista.
  • Porque la pena por un delito doloso y la de un delito imprudente será distinta. Siempre será más alta la pena por la forma dolosa.

Son delitos las acciones y omisiones dolosas o imprudentes penadas por la ley.

Artículo 10 del Código Penal

Las acciones u omisiones imprudentes sólo se castigarán cuando expresamente lo disponga la Ley.

Artículo 12 del Código Penal

¿Cuándo se considera que un delito es doloso?

El Código Penal no especifica qué se entiende por dolo. Pero podemos acudir a la RAE, que da distintas acepciones de la palabra dolo, siendo aplicable al derecho penal la siguiente: “Voluntad deliberada de cometer un delito a sabiendas de su ilicitud”.

Por lo tanto, en el delito doloso concurren dos aspectos o elementos:

  1. La voluntariedad del sujeto a la hora de actuar, el sujeto quiere hacer ese acto (no necesariamente su resultado). Es el llamado elemento volitivo.
  2. El conocimiento del sujeto respecto de su propia acción, el autor conoce que pone en peligro un bien jurídico a través de una conducta desaprobada jurídicamente . Se trata del elemento cognoscitivo.

No obstante, es importante aclarar que si bien la RAE habla de actuar a sabiendas de la ilicitud del hecho, la doctrina considera mayoritariamente que no es necesario que el sujeto sepa que se trata de un acto tipificado como delito. Solo se requiere actuar de manera deliberada.

¿Qué tipos de dolo existen?

A la hora de cometer un delito doloso, se puede actuar con dolo directo o dolo eventual.

Dolo directo

Hay dolo directo cuando se sabe que al actuar, se producirá un cierto resultado, sea ese el objetivo principal o sea una consecuencia necesaria para otro objetivo principal.

Por ello, se diferencia entre:

  • Dolo directo de primer grado: que se produce cuando lo que se persigue al actuar es precisamente el resultado típico del delito. Por ejemplo: cuando se mata a otra persona con el fin mismo de producir su muerte.
  • Dolo directo de segundo grado o dolo indirecto: que tiene lugar cuando no se persigue directamente el resultado típico, pero se sabe que al actuar se producirá dicho resultado y, de todos modos, se lleva a cabo la acción típica. Por ejemplo: cuando se mata a otra persona para obtener un beneficio económico (cobrar un seguro, una pensión de viudedad, etc.).

Dolo eventual

Existe dolo eventual en aquellos casos en los que el sujeto actúa sabiendo que existe una cierta probabilidad de que se produzca un resultado, aunque no sea lo que busque, si bien actúa de todos modos.

El dolo eventual es un supuesto que ha planteado no pocos problemas a la hora de ser tratado por la doctrina, ya que no es tan fácil asegurar la existencia de los elementos volitivo y cognitivo en estos casos. No obstante, tradicionalmente se ha reconocido como un tipo de dolo.

Un ejemplo de dolo eventual sería el de una persona que provoca un incendio en unas oficinas, con objetivos relacionados con negocios, y lo hace fuera de horario de trabajo pero sin tener la absoluta seguridad de que no pueda quedar algún empleado haciendo horas extra o personal de limpieza trabajando, y en efecto mata a alguien que permanece en el edificio.

Hace varias décadas, la jurisprudencia no entendía estos casos como dolo eventual, sino como culpa consciente determinante de responsabilidad por imprudencia. Posteriormente, sí se ha admitido el dolo eventual en estos supuestos, y se ha hablado también de la teoría del riesgo.

La omisión dolosa o “comisión por omisión”

No siempre el dolo consiste en actuar; a veces, consiste precisamente en no hacerlo, sabiendo que de ese modo se obtendrá o se podrá obtener el resultado típico de un delito.

En la omisión dolosa, el autor es consciente de que la falta de una conducta supone un riesgo y, aun así, actúa en consecuencia. Este tipo de actuaciones son delito también conforme al artículo 11 del Código Penal que, recordemos, habla también de omisiones dolosas.

Hay que tener en cuenta, por otro lado, que no nos referimos solo a casos como el de la omisión del deber de socorro (artículo 195 del Código Penal), en el que la omisión ya forma parte del tipo penal. También puede haber omisión dolosa en otros delitos donde esta no se contempla de manera expresa.

Así, por ejemplo, se puede cometer un homicidio por omisión, cuando no se evita el resultado típico y, además, se ha infringido un especial deber jurídico que se tiene por la llamada posición de garante.

Dexia Abogados
Dexia Abogados

En Dexia Abogados encontrará un despacho de abogados penalistas en Madrid con más de 10 años de experiencia.

Nos dedicamos en exclusiva al derecho penal, por eso podemos garantizarle que somos verdaderos especialistas. Trabajamos con el objetivo principal de encontrar la mejor solución para nuestros clientes.

Contacte con nosotrosNuestro equipo

Concertar cita
Puede llamarnos al 91 641 19 69 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.


    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Especialistas en Penal
    Disponibles 24/7
    Presupuestos cerrados
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Serrano 93, 3º E 28006 Madrid, Comunidad de Madrid 91 641 19 69 [email protected]