¿Qué se entiende por delito continuado en Derecho Penal?

Delito continuado

El delito continuado aparece definido en el artículo 74 del Código Penal. En términos sencillos puede describirse como la realización de sucesivos delitos de idéntica o similar naturaleza y que, al final, se consideran o se juzgan como un único delito.

Es importante no confundir este tipo de delito con el delito permanente.

Podemos ayudarle

En Dexia Abogados somos abogados penalistas en Madrid. Si necesita un despacho penalista con amplia experiencia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

Definición de delito continuado

En la definición se hace referencia a una serie de acciones delictivas que se consideran semejantes por la naturaleza de los delitos.

Por ejemplo, si se llevan a cabo sobre una misma víctima distintos actos constitutivos de estafa, todos ellos son actos de naturaleza patrimonial, por lo tanto su semejanza permite que todos ellos sean enjuiciados como un único delito continuado de estafa. En cambio, si se realiza un delito de estafa y otro de agresión sexual, su dispar naturaleza hace imposible e ilógico aplicar la modalidad del delito continuado.

Ya sea por el hecho punible o por la similitud de los hechos, se juzga a la persona responsable por la suma de cada uno de los delitos, es decir, como si de un único delito se tratara. 

Objetivos del delito continuado

El objetivo del delito continuado es unificar las acciones jurídicas. De igual forma, el objetivo de este tipo de delito es obtener un mayor equilibrio entre la proporcionalidad y retribución.

Un buen ejemplo de ello es una persona que robe varias carteras en un solo tren, para evitar que la pena sea muy elevada por cada una de las víctimas, la misma se unifica bajo el delito continuado.

Aplicación de penas

Otra forma de definir el delito continuado es cuando una persona comete varios delitos y estos infringen el mismo derecho penal o tienen una naturaleza similar, siempre y cuando hayan sido cometidos en un mismo período de tiempo.

En este sentido, el Código Penal detalla algunas reglas para considerar si se pueden unificar los delitos bajo el precepto de delito continuado. A continuación, detallamos lo expuesto en el artículo 74.1 del Código Penal:

1. No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, el que, en ejecución de un plan preconcebido o aprovechando idéntica ocasión, realice una pluralidad de acciones u omisiones que ofendan a uno o varios sujetos e infrinjan el mismo precepto penal o preceptos de igual o semejante naturaleza, será castigado como autor de un delito o falta continuados con la pena señalada para la infracción más grave, que se impondrá en su mitad superior, pudiendo llegar hasta la mitad inferior de la pena superior en grado.

Artículo 74.1 del Código Penal

Por tanto, la pena aplicable al delito continuado es la del delito que prevea la sanción más grave, que se impondrá en su mitad superior, pudiendo llegar hasta la mitad inferior de la pena superior en grado.

En consecuencia, castigar por un delito continuado implica que se impone una pena mayor a la prevista en el delito de referencia.

No obstante, en función de las circunstancias puede suponer un resultado penológico más beneficioso para el reo: imagínese que ha cometido 5 estafas, el castigo de una única estafa en modalidad continuada implicará una pena inferior al que procedería si se castigasen las 5 estafas por separado, sumando las penas de cada una íntegramente.

Los requisitos para el delito continuado

De lo anterior, así como de otras características especiales, se entiende que, para que una persona pueda ser juzgada por delitos continuados, se deben cumplir con algunos requisitos especiales, tales como los siguientes:

  • Dolo unitario: debe haber existencia del dolo unitario, es decir, un único propósito detrás de todas las acciones cometidas. No se puede aplicar este punto a delitos de tipo culposo.
  • Pluralidad de hechos: otro de los requisitos necesarios para considerar un delito continuado es la necesidad clara de una pluralidad de hechos debidamente diferenciados, los cuales se deben enjuiciar en un mismo proceso y también lesionan el mismo bien jurídico. Es importante destacar que este punto se refiere a diferentes acciones que se refieren al mismo delito.
  • Modo de actuación: el acusado debió haber actuado de forma similar al momento de haber cometido los delitos o haber utilizado los mismos métodos.
  • Sujeto: es imprescindible que los actos delictivos hayan sido protagonizados por el mismo sujeto activo.
  • Tiempo: las acciones cometidas deben haber acontecido en un lugar determinado y en tiempos próximos.

Regulación del delito continuado

El delito continuado nace de la homogeneidad jurídica, la pluralidad de acciones y la unidad de propósito criminal. Su regulación se encuentra contenida en el artículo 74 del Código Penal.

El artículo 74.2 del Código Penal hace referencia al delito continuado agravado en el caso de infracciones contra el patrimonio. En estos casos, la pena de la persona responsable será superior en uno o dos grados.

A continuación, el detalle de lo expuesto:

2. Si se tratare de infracciones contra el patrimonio, se impondrá la pena teniendo en cuenta el perjuicio total causado. En estas infracciones el Juez o Tribunal impondrá, motivadamente, la pena superior en uno o dos grados, en la extensión que estime conveniente, si el hecho revistiera notoria gravedad y hubiere perjudicado a una generalidad de personas.

Artículo 74.2 del Código Penal

Excepción de delitos

Es importante destacar que existe una serie de delitos a los que no se puede aplicar la figura jurídica del delito continuado. Tal es el caso de las ofensas a bienes personales, excepto a la libertad, indemnidad sexual y las infracciones contra el honor.

En este sentido, el artículo 74.3 del Código Penal:

3. Quedan exceptuadas de lo establecido en los apartados anteriores las ofensas a bienes eminentemente personales, salvo las constitutivas de infracciones contra el honor y la libertad e indemnidad sexuales que afecten al mismo sujeto pasivo. En estos casos, se atenderá a la naturaleza del hecho y del precepto infringido para aplicar o no la continuidad delictiva.

Artículo 74.3 del Código Penal

Conclusión

Una persona puede ser juzgada bajo el delito continuado, pero para ello es indispensable que la misma cumpla con ciertos requisitos básicos. Sin embargo, el delito continuado no cabe respecto de todos los tipos de delitos, hay excepciones.

Así mismo, solo es posible aplicar la figura de la continuidad delictiva cuando los delitos cometidos hayan sido sometidos a enjuiciamiento conjunto.

El enjuiciamiento por separado implica una disgregación de la acción delictiva que dará lugar a pronunciamientos independientes respecto de cada uno de los delitos y que impide apreciar el delito continuado.

Dexia Abogados
Dexia Abogados

En Dexia Abogados encontrará un despacho de abogados penalistas en Madrid con más de 10 años de experiencia.

Nos dedicamos en exclusiva al derecho penal, por eso podemos garantizarle que somos verdaderos especialistas. Trabajamos con el objetivo principal de encontrar la mejor solución para nuestros clientes.

Contacte con nosotrosNuestro equipo

Concertar cita
Puede llamarnos al 91 641 19 69 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.


    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Especialistas en Penal
    Disponibles 24/7
    Presupuestos cerrados
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Serrano 93, 3º E 28006 Madrid, Comunidad de Madrid 91 641 19 69 [email protected]